Poemas y cuentos

Domingo, 2 Diciembre 2007 10:20:22 GMT

Plástico

T an frágil un ser así,

alguien que teme ser de carne y hueso,

teme a oler humano,

se desvive en parecerse a modelos importados,

muñecas Barbie que no comen,

que casi no cagan para no oler.

¡Qué plástico!, esa es la sociedad que quieren inocularnos,

un ser sin Patria, sin contenido social,

sin respuesta,

sin sentimiento,

sin lenguaje,

Esta plasticidad se inocula por la presión de los Medios de Comunicación,

Medios encargados de desvirtuar al Latinoamericano,

crearles falsos conceptos,

lavarles las mentes,

crear apátridas,

seres sin humanidad ni conceptos,

por eso Rubén Blades, el poeta de la canción, escribe:

Ella era una chica plástica

de esas que veo por ahí

de esas que cuando se agitan

sudan "Channel N° 3"

Que sueñan casarse con un doctor

pues el puede mantenerlas mejor

no le hablan a nadie si no es su igual

a menos que sea "fulano de tal"

son lindas, delgadas, de buen vestir,

de mirada esquiva y falso reír

Al primer ser vivo que destruye la maquinaria capitalista es a la mujer,

plastificar a la mujer, es desangrarla, degradarla,

quitarle su capacidad de pensar, utilizando todos los medios posibles,

y son bastantes esos medios: televisión nacional, cadenas de televisión

extranjeras, encargadas de desvirtuarle sus conceptos sexuales,

    inventarles un falso mundo de modas, maquillajes, fiestas, chicos Kent,   
    Es crearle un modelo a seguir, una Paris Hilton, por ejemplo.   
    Una vez creado ese modelo en su mente,comienza su transformación física,   
    esa mutación y lucha, construirse senos que no necesitan,   
    glúteos, cambiarse el mentón, y si es posible toda la cara,   
    algunas terminan pareciéndose a su modelo deseado.   
    Posiblemente esta chica mutante se parezca a Paris Hilton en lo físico     
    ¿Que más puede imitar?, ¿su cuantiosa fortuna?    
    No puede imitar sus pensamientos, simplemente porque ella no los tiene,   
    Luego esta chica mutante se convierte en un pobre cascarón vacío,   
    sin esencia,   
    sin conciencia,   
     son lindas, delgadas, de buen vestir,    
     de mirada esquiva y falso reír    
    ellas no pueden observar a las gentes verdaderas que caminan por las calles,   
    ellas no quieren parecerse a seres humanos, sino a seres plásticos,   
    son simplemente “ropas elegantes de boutique”,   
    marcas andantes que van por las calles,   
    no ríen, si lo hicieran sería una mascarada, un sonrisa parecida a Paris,   
    nada de ellas es original, son copias bufas, plástico que se derrite.   
    Muy bien sabe Rubén Blades,    
    que la maquinaria capitalista plastifica primero al ser más inteligente: La mujer.    
    Ella, siendo mil veces más inteligente que el hombre, cae en las garras igualmente.   
    Luego viene el hombre, el ser mas débil, pero con apariencias de fuerte.   
    Esa plastificación es muy sencilla para la maquinaria capitalista.   
     El era un muchacho plástico    
     de esos que veo por ahí    
     con la peinilla en la mano    
     y cara de "yo no fui"    
     de los que por tema en conversación    
     discuten que marca de carro es mejor    
     de los que prefieren el no comer    
     por las apariencias que hay que tener    
     pa' andar elegantes y así poder    
     una chica plástica recoger    
     (Que fallo)    
    Ese chico plástico no conoce su Patria,      no existe para él,   
    porque su concepto está escrito en una televisora extranjera,   
    cómo debe actuar, cuáles deben ser sus reacciones,   
    las modas que debe usar, los patrones capitalistas son indispensables,   
    celular de la última generación para hablar con varias chicas plásticas,   
    digo hablar, pero no es el verbo adecuado, sería más bien decir frases sueltas,   
    “si, no, puede ser”. Tan sólo un quejido sale de su boca plástica,   
    mientras habla por su celular caro con video incorporado.   
    Su lenguaje es muy precario, porque este ser plástico no lee,    
    no se instruye, para qué, si tiene el dinero de su papá.    
    Por eso Rubén Blades escribe que estos seres siempre los ves,   
     con la peinilla en la mano    
     y cara de "yo no fui"    
    Esa cara de yo no fui,      representa su incapacidad de incorporarse a la sociedad y ser útil,   
    jamás han realizado una actividad o han tenido un compromiso con la sociedad.   
    “No me importa que el mundo se caiga”, dicen,   
    con tal que mi concepto de vida plástica se mantenga,   
    con todas las comodidades y lujos,   
    Esos chicos  plásticos   
     de los que por tema en conversación    
     discuten que marca de carro es mejor    
    ellos son el sistema capitalista en pasta,      para ellos lo que vale es el último carro,   
    la última innovación tecnológica,       pero son incapaces de producir algo,   
    ni siquiera una idea,      esta podría ser su vida normal y cotidiana,   
    levantarse, desayunarse, ir al gimnasio,   
    crear una musculatura apropiada,   
    mirarse al espejo,   
    ellos son los propios metrosexuales,   
    viven para su imagen, su estética,   
    con la idea de atrapar a una chica plástica    
     Era una pareja plástica    
     de esas que veo por ahí    
     él, pensando solo en dinero    
     ella, en la moda en París    
     aparentando lo que no son    
     viviendo en un mundo de pura ilusión    
     diciendo a su hijo de cinco años:    
     "No juegues con niños de color extraño"    
     ahogados en deudas para mantener    
     su status social en boda o cóctel    
     (que fallo)    
    La idea del Sistema Capitalista es primero plastificar a la mujer,   
    luego al hombre.    
    En estas condiciones ya tenemos destruida a la célula de la sociedad,   
    la pareja encargada de transmitir una carga genética a futuras generaciones;   
    pero... qué valores puede transmitir una pareja destruida por este sistema brutal,   
    poderoso y versátil.    
    Por eso vemos ciudades de plástico:    
     Era una ciudad de plástico    
     de esas que no quiero ver    
     de edificios cancerosos    
     y un corazón de oropel    
     donde, en vez de un sol,    
     amanece un dólar    
     donde nadie ríe    
     donde nadie llora    
     con gentes de rostros de polyester    
     que escuchan sin oír    
     y miran sin ver:    
     gente que vendió por comodidad    
     su razón de ser y su libertad.    
     Oye latino, oye hermano, oye amigo    
     nunca vendas tu destino    
     por el oro ni la comodidad    
     nunca descanses,    
     pues nos falta andar bastante    
     vamos todos adelante    
     para juntos terminar    
     con la ignorancia que nos trae sugestionados    
     con modelos importados    
     que no son la solución.    
     No te dejes confundir,    
     busca el fondo y su razón    
     recuerda:  Se ven las caras,    
     pero nunca el corazón.    
    Extraordinario mensaje para el pueblo Latinoamericano,   
     de edificios cancerosos    
     y un corazón de oropel    
     donde, en vez de un sol,    
     amanece un dólar    
    Lo hemos vivido, esos edificios cancerosos, que tienen la muerte incrustada,   
    una copia de la forma de vida Americana,   
    aislamiento, violencia, droga,   
    los Medios de Comunicación son los que educan a los jóvenes,   
    los padres tienen cada día menos autoridad sobre los hijos,   
    no pueden controlarlos, son agresivos y violentos,   
    esos son los valores generados por el Capitalismo extremo.   
    La ideología capitalista metida muy adentro, el facilismo, la deshumanización,   
    un corazón de oropel, tan falso.   
    El sol es el dólar que amanece en estas sociedades, la moneda global,   
    Un concepto global de economía,   
    Un solo tipo de juventud sin raíces,   
    frágiles, plásticos    
    Un grito desesperado para América Latina   
     No te dejes confundir,    
     busca el fondo y su razón    
     recuerda:  Se ven las caras,    
     pero nunca el corazón.    
     Recuerda que el plástico se derrite    
     si le da de lleno el sol    
     Estudia, trabaja, sé gente primero    
     allí está la salvación    
    Termina la canción con este mensaje:   
     Pero señoras y señores, en medio del plástico    
     también se ven las caras de esperanza    
     se ven las caras orgullosas    
     que trabajan por una latinoamérica unida    
     y por un mañana de esperanza y de libertad    
     Se ven las caras de trabajo y de sudor    
     de gente de carne y hueso que no se vendió    
     de gente trabajando, buscando el nuevo camino    
     orgullosas de su herencia y de ser latinos    
     de una raza unida, la que Bolívar soñó.    
    Esperando que amanezca un nuevo sol para Latinoamérica que no sea el dólar,   
    crear nuestra propia forma de ser y pensar,   
    sin Gendarmes ni dueños,   
    de esa manera derretiremos lo plástico.   
         


En: No Categorizado
Permaenlace: Plástico
Comentarios: 0
Leído 552 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

Sergio Delgado

Venezuela

Mi perfil Completo


Mis enlaces

Buscar



Blog Gratis para humanos.